RCC4 – Puigsacalm por Platraver

Subir al Puigsacalm es un hito estimulante para cualquier que da un vistazo desde el Camping. Se puede hacer en familia, en media jornada y podemos acceder desde varios puntos. Hoy haremos una ruta desde la vertiente Norte de la cordillera de Santa Magdalena: por Platraver. Es más sencillo que el del Coll de Bracons (RCC7) que también ofrecemos.

Con el vehículo saldremos del Camping en dirección a St. Privat d’en Bas. Justo al final de el llano, ya en  las primeras casas de St. Privat, a la derecha está el inicio de la carretera a Vidrà. Ojo con la carretera porque tiene desniveles pronunciados y curvas delicadas. El paisaje cambia a medida que subimos hasta Collfred donde entraremos en el valle de Vidrà. Bajo la carretera se aprecia el pequeño núcleo de Ciuret y antes de llagar a él, a la izquierda se indica la ruta que haremos. Dejaremos el vehículo para iniciar la caminata, por pista hasta el Coll de Ciuret, donde delante, veremos la masía de Platraver, que como su nombre indica era un paso entre esta parte de La Garrotxa y la de Osona.

Un aspecto a tener en cuenta es el estado del terreno: si está embarrado, mejor seguir el itinerario de la cima (por Puig de Miralles, que proponemos para el retorno) para evitar el paso en tramos de caminos donde las vacas, pastando, los habrán dejado impracticables para caminar. Si no es el caso, seguiremos por los pastos del lado de la masía y disfrutaremos de unos parajes atractivos mientras vamos ganando altura fácilmente. Llegaremos a los Rasos de Manter por encima de Font Tornadissa.

Desde este punto al Puigsacalm no hay peligro de perderse porque encontraremos otros excursionistas que habran subido por el Coll de Bracons, el camino está bien marcado y a no ser que la niebla (que frecuenta) lo dificulte, pronto estaremos en los pies del Puigsacalm. Un esfuerzo mas y haremos la cumbre.

Estamos a 1.515 m. y con una panorámica excepcional que conviene disfrutar: la Vall d’en Bas abajo; Les Preses y el Camping también los vereis resguardados bajo Xenacs y la sierra de Finestres. Más allá, el Empordà y el mar Mediterráneo. A la derecha, el Gironès y la Selva interior hasta el Montseny y Montserrat. Mas a Poniente, el Cabrerés y la plana de Vic (muy a menudo escondida bajo la niebla) y al Norte, la Alta Garrotxa y los Pirineos. Si el día es nítido, el espectaclo es inmenso !.

Volveremos por el mismo camino hasta el Coll de Manter, desde donde podemos subir al Puig de Miralles para disfrutar de las vistas de los parajes de Vidrà, del Ripollès, y hasta el Pedraforca y el Cadí al fondo. Si nos da pereza, siempre podemos seguir el itinerario por donde hemos subido, hasta Platraver, remontar por pista en el Coll de Ciuret y bajar hasta el vehículo.

De vuelta, valore de parar en la masía de Collfred por si os conviene probar longaniza artesana y curada en estas alturas y temperaturas … La Garrotxa y Osona es territorio de antiguos maestros en la elaboración de productos del cerdo. En masías elevadas y con corrientes de aire determinados, aquellos artesanos crearon todo una economía que ha ido creciendo y derivando a la industria cárnica tan potente que tiene esta zona.

En cualquier caso, si hemos hecho la cima del Puigsacalm, ahora desde el Camping, bien nos merecemos una buena rebanada de pan con tomate y jamón, loganiza, salchichón o “butifarra”!.

Ver la ruta en: http:     //www.campingnatura.cat/es/actividades/rutas-a-pie/

Autor: daniel t.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.