ADIÓS VERANO, BIENVENIDO OTOÑO 2020 !.

Qué primavera y qué verano este año !. El bicho que ha llevado de cabeza al mundo entero y ha sido especialmente severo para el sector turístico de nuestro país. Para los clientes y para las empresas. El desconocimiento del alcance de la pandemia ha significado una situación nueva donde ni expertos ni gobiernos sabían cómo resolver las situaciones, cambiantes en cada momento y en cada territorio. Pronto quedó claro que el problema era grave y que la solución sería a largo plazo.


Los ciudadanos y las empresas turísticas nos fuimos adaptando a las medidas gubernamentales, de un día a otro y no había duda de algunas consecuencias: los viajes se reducirían drásticamente y el territorio de proximidad era una buena alternativa. Conviviríamos básicamente con ciudadanos del país. Se deberían respetar las medidas de precaución: higiene, espacios naturales, protección personal con mascarillas y distancias, equipamientos preparados y con aforos reducidos. Y sobre todo, la corresponsabilidad de compartir un problema invisible del que podíamos quedar afectados y quizás, transmisores involuntarios

Ciertamente, en primavera el Camping Natura, como en el resto del sector, nos cayó el cielo encima. Las perspectivas de poder ofrecer nuestros servicios a los clientes habituales y los de vacaciones de semana santa, puentes y verano, todo se tambaleaba. Al igual que los clientes, queríamos la máxima seguridad y las disposiciones del BOE, el DOG, las circulares de las asociaciones, todo era tan confuso como improvisado. Nos adaptamos a una carrera de medidas rápidas y con mucho sentido común.

En estas circunstancias, debemos destacar el esfuerzo e ingenio del personal y la comprensión y colaboración de la gran mayoría de los clientes. Podemos felicitarnos de haber superado una prueba tan imprevista, pesada y larga en la que el mérito es haber podido compaginar la seguridad con el disfrute de los servicios que ofrece el Camping y su entorno.

Sin embargo el Camping daba gusto !. Las sombras, el césped, los jardines estallaban de naturaleza. En las medidas higiénicas y de protección, de distancias y las de relación con los clientes, se pusieron todos los esfuerzos del personal, aspecto que no es siempre fácil de gestionar.

Termina el verano y vamos hacia el otoño. Es la temporada más especial para este territorio. Vuelve la «normalidad» en el funcionamiento del Camping. Esto invita a disfrutar de la serenidad y la intimidad que ofrece ahora nuestro territorio, con los bosques cambiando los verdes por los ocres, caminando sobre las hojas caídas de los árboles, paseando por los rincones del pueblo o de” la Fageda” y al atardecer, cerca la estufa o preparando una “castañada” en las barbacoas.

Disfrutar de los pequeños, delicados, auténticos y naturales detalles. Valorar aún mas, como somos afortunados si la salud acompaña en la estancia en el Camping, donde estaremos encantados de acogeros.


danielt

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *